Regla vibrante doble ENAR Q

Nuevo

La regla vibrante doble perfecta, extensible con alto poder de compactar y arrastrar el hormigón, con motores de la mas alta calidad, facil y rapido anclaje, ideal para su limpieza, perfiles de la regla en acero o aluminio y con una capacidad de compactación de hasta 30 cm de profundidad, especialmente diseñado para trabajos duros e intensos

Más detalles

1 130,00 € impuestos incl.

Más información

MODELO

MOTOR

POTENCIA CV

F.CENTRIFUGA  N.

QP

3 – 380 V

270w (0.37cv)

3000

QPM

1 – 230 V

250w (0.34 cv)

3000

QGH

Honda GX160

5.4

3000

PERFILES DOBLES EXTENSIBLES

TIPO

LONGITUD

HIERRO

2.5 – 4.5

ALUMINIO

2.5 – 4.5

HIERRO

3.5 – 6

REGLA DE VIBRATORIA

  Compactación o consolidación del hormigón es la operación por medio de la cual se densifica la masa, todavía blanda, reduciendo a un mínimo la cantidad de vacíos. Estos vacíos en el hormigón fresco provienen de varias causas entre las cuales las dos más importantes son: el llamado aire atrapado y los vacíos producidos por la evaporación de parte del agua de amasado.

El aire atrapado es consecuencia inevitable del manejo de la propia masa blanda del concreto que, al ser mezclada, transporta y coloca, incorpora estos volúmenes de aire en su interior. La evaporación de parte del agua de amasado se genera porque no toda ella toma parte en la reacción  con el cemento. En la realidad, esta última sólo viene a ser un poco más del 25% en peso del cemento. El resto del agua no se combina químicamente, si no que cumple funciones de lubricación favoreciendo la trabajabilidad. Ese exceso de agua y el volumen de aire atrapado, es lo que se trata de eliminar cuando se compacta el hormigón recién colocado. El agua no reactiva que pueda quedar en el interior de la masa no participa de la función resistente del concreto y, si se deseca, deja vacíos en forma de burbujas o de canales. Esos vacíos internos son además de volúmenes sin resistencias mecánica, puntos débiles desde el punto de vista de la durabilidad.

  Los métodos de densificación del hormigón se pueden dividir en dos grupos:

  • Compactación manual.
  • Compactación por vibrado.

La compactación manual, históricamente la primera, se efectuaba con barras y pisones

            La compactación manual dio paso a la compactación por vibrado . Hay varios procedimientos para vibrar el hormigón:

  • Interno, por medio de vibradores de inmersión.
  • Externo, con vibradores acoplados al encofrado.
  • Vibración superficial con reglas vibratorias.

Cualquiera de estos procedimientos de vibrado, permite alcanzar una mayor compactación del concreto a la que se lograría por procedimientos manuales.

          
Reglas vibratorias
            Para cierto tipo de obras, especialmente pavimentos, se puede emplear el sistema de vibrado por circulación de reglas vibratorias que, al deslizarse al ras de la superficie, transmiten el movimiento al resto de la masa y generan los efectos beneficiosos de la densificación. Pueden transmitir su acción a capas de hasta 20 cm de espesor. Las reglas vibratorias deben correr apoyadas sobre rieles y no apoyadas directamente en la masa blanda. El manejo del equipo requiere la pericia de los operarios pero la eficacia del sistema ha sido demostrada en los miles de kilómetros de vías y autopistas de hormigón construidas en Europa y los Estados Unidos.

4 otros productos en la misma categoría: